La primera impresión es la que cuenta, pero casi siempre es falsa

Lo he comentado por años, el grave error de medir a las personas por las marcas que se pone o por su apariencia física es algo que debería de parar desde ya.

Muchas personas profesionales se pierden de oportunidades porque no pasan el estúpido y arcaico filtro de la imagen comprada con la vestimenta, o peor aún por su aspecto personal.


Aquí les dejo a Cameron Russell y su opinión al respecto.




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo