GHORILA Intelligent Living Ambience




Sin duda alguna correr un maratón es toda una historia personal de vida que nos deja gran cantidad de enseñanzas y aprendizajes por lo que conlleva el lograr una prueba de este tamaño.


Independientemente a la velocidad que lo corras o el tiempo que te tome, la prueba es grande y así de grande se necesita tener preparado el cuerpo, la mente y el corazón; el espíritu que es el cuarto elemento de un corredor será alimentado durante la ruta por las creencias y valores de cada corredor y sin dejar fuera el aderezo mágico que nos hacen el favor de verter en nosotros todos los amables voluntarios que también se han preparado para salir a ofrecernos hidratante, alimentos o una buena, ¡muy buena porra! 


A nivel desarrollo humano dedicarse a preparar un Maratón es toda una colección de decisiones y acciones determinantes basadas en un plan que se ha diseñado y que sin duda alguna necesitará sintonía fina durante su puesta en marcha, por ello en los planteamientos de cultura empresarial propuesta por "GHORILA" se promueve la activación física de los grandes jugadores ya que una vez que un individuo toma la decisión de participar en una justa cualesquiera que esta sea tendrá por defecto que trabajar en el desarrollo, mejora, investigación, consulta, cuidado, implementación y depuración de las siguientes disciplinas:


Puntualidad

Orden

Diligencia 

Entusiasmo 

Positivismo

Pro actividad

Determinación 

Resiliencia

Persistencia

Constancia

Consistencia

Creatividad 

Innovación 

Nutrición

Hidratación 

Descanso

Generosidad

Hermandad

Entrenamiento 


Entre muchas otras más, y todo este conocimiento adquirido y aplicado sin duda se verá reflejado en carácter y actitud de la persona que con toda seguridad beneficiarán, se reflejarán e influyen en su desempeño empresarial lo cual es lo convierte en un Gran Jugador.


Pero ojo, no es un formula mágica e infalible, tiene mucho que ver que el individuo se haga consciente de ello y lo ponga todo a su favor o simplemente tenerlo como una actividad recreativa que también es válido.


Dentro de una organización el generar "Ambientes Inteligentes para Vivir" (ILA) por sus siglas en inglés, es una de las mejores dinámicas a desarrollar ya que se estará dirigiendo la actividad estratégica en hacer sentir muy bien a sus individuos que todos los días viven literalmente dentro de estas, es decir se deja de cometer una de las más grandes estupideces llevadas a cabo en las empresas, organizaciones, negocios o hasta en los changarros y que es la denominar a sus Seres Humanos como "RECURSO HUMANO" (Human Resources), ¡Caramba!, ¡Seres Humanos!, todos ellos palpitando, sintiendo, vibrando, emocionando, ilusionándose por vivir y mientras son tratados como cajas, cosas, insumos, bueno pues, ¡Recursos! 


Un ILA fomenta que estos "HR departments" migren a "HEART RICHNESS" Cultures donde el objetivo claro, fuerte y fundamental es el precisamente enriquecer a sus Seres Humanos y acompañarles en el viaje para que vivan cada segundo en su máxima excelencia personal, aprovechando y explotando cada una de sus muy específicas cualidades y fortalezas para que además de crecer todos los días también se den a la tarea de invertir un poco de su tiempo y energía en mejorar a la persona que está a su lado, definámoslo como Generosidad, porque no se espera nada a cambio.


Hoy estamos viviendo a velocidades nunca antes pensadas con dinámicas culturales tan rebuscadas que están destronando todos los parámetros de las viejas escuelas y poniendo en aprietos los antiguos, desgastados y muy cansados métodos organizacionales que convocan "Teambuilding" "Pertenencia" y alarmantemente desarrollar "Sentido de urgencia" para un mejor cooperar.


Hoy la permanencia de las personas en una organización se orienta más de acuerdo a las creencias y valores que ahí se vivan y con una muy alta prioridad que tiene que ver con la Misión y trascendencia que tiene como eje rector cada acción y decisión de una empresa.

Un ILA, prepara, fertiliza y pone a punto los terrenos para sembrar y ayudar a desarrollar culturas que impulsan el "Sentido de propiedad" no de pertenencia, donde cada uno de sus participantes se adueñan de sus lugares y posiciones donde se dedican a generar soluciones de transformación, los ILA's esparcen la idea del actuar con un alto, muy alto, "Sentido de importancia", no de urgencia, que es lo que logra el poder alcanzar la máxima excelencia todos los días, dejando claro en todos que los trofeos se deben de festejar y celebrar, pero al instante hay que volverse a activar para que las dinámicas no dejen de avanzar, y finalmente virar todos juntos para una "Hermandad" generar, que la cultura influya hasta a sus familias llegar y que luego la sigan esparciendo con vecinos, comunidades y en un muy entusiasta y optimista escenario en su población o ciudad.

Son contadas las organizaciones a nivel mundial que ya tienen avances agigantados en la generación de estos ambientes inteligentes para vivir y sus resultados son maravillosos, lo interesante de todo es que cualquier organización los puede desarrollar y los propios crear.

Estoy convencido de que para que los ILA se puedan generar y luego desarrollar es vital el contar con individuos influyentes de carne y hueso que con su vivo ejemplo y acciones de vida congruentes a sus máximas creencias y valores sean ellos quienes ayuden a difundir estos ambientes inteligentes para vivir, ya que nunca deben de caer en el segmento de frases e imágenes hechas que solo sirven para decorar los muros, salas y recepciones. 

Un ILA, fomenta la creación de la mística, principios, valores y creencias que generan un ecosistema amigable, seguro y confiable donde se puede colaborar, aportar, reconocer, equivocar, consultar, investigar, afirmar o negar, incrementar, multiplicar, cuidar, desarrollar, aprender y creo que lo más importante, el compartir, precisamente eso es lo que fomenta un ILA, compartir con el de al lado, invertir un poco de nuestro tiempo y energía para ayudarlo a transformarse en un mejor Ser Humano todos los días y es justo eso lo que genera círculos virtuosos que dan pie a la construcción de una cultura de tres ejes que giran y que promueven la espiral ascendente que además de hacer rentable a toda organización, la hace próspera en todas direcciones y la blinda y mantiene en rumbo creando Momentum que resuelve problemas y con toda seguridad la mantiene orientada en dirección de la conquista de su WHY.


Una persona que corre un maratón, tendrá mucho más claro los pasos a seguir, las decisiones a tomar por más duras que estas sean, la acciones a realizar y las ideas para aporta en pro de la generación de una cultura organizacional, son las personas clave que se sin duda se pueden integrar en el equipo de embajadores que se tiene que abanderar para difundir y esparcir las dinámicas que un ILA requiere, y esto es debido a que están ellos claramente entendidos con todos los comportamientos inteligentes que son vitales para que pueda funcionar.


Detectar, apoyar, incentivar y promover a estos Seres Humanos será una de las mejores ideas, decisiones y acciones que toda organización pueda tomar para su cultura fundar.


PP Torre

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo